sábado, 27 de octubre de 2012

El Cañon de Pitillos en la Sierra Sur de Jaén ,el necesario Parque Natural


Uno de los iniciales motivos para la creación de este blog, fue el apoyar la vieja y por desgracia olvidada reivindicacion que desde hace mucho mantenemos un nutrido grupo de personas de apoyar que la Sierra Sur de Jaén tenga un mayor grado de protección, que pase desde la declaración como ZEPA (zona de especial protección para las aves) hasta incluso la declaración como Parque Natural, un hecho que sin duda traería mucho bien para los magníficos parajes vírgenes que existen en la zona y que además beneficiaría enormemente a todos los municipios que la componen, atrayendo mayor numero de visitantes, turistas, generación de empleo etc etc.


Uno de los problemas que tiene la Sierra Sur es el profundo desconocimiento de las joyas que atesora en su interior y va siendo hora una vez mas, de contar algo de esas maravillas. Por eso os voy a presentar el impresionante Cañón de Pitillos.


Para acceder a el, podremos llegar bien desde Valdepeñas de Jaén o desde Jaén Capital.


Yo os invito a recorrer el camino desde Valdepeñas .Un par de kilómetros antes del casco urbano, en la carretera que une el pueblo con la capital, surge un desvío hacia una cooperativa que además aparece señalado como inicio de la ruta hacia el Quejigo del Amo (hermoso y histórico árbol que tiene reservada otra entrada en este blog) discurriremos por una carretera de montaña por las estribaciones de la Sierra de la Pandera, sumergiendonos cada vez mas en el bosque virgen .


Transcurridos unos kilómetros llegaremos al puerto de Coberteras, donde la ruta se divide hacia el Pantano del Quiebrajano o hacia el cerro Pitillos donde podremos dejar el coche al encontrarnos una barrera y comenzar el paseo.


La naturaleza se nos mostrara en todo su esplendor y nos encontraremos con un hermoso bosque de encinas de gran porte y edad . El camino va descendiendo poco a poco buscando el río Pitillos .


Al llegar a una curva pronunciada, tomaremos un sendero señalizado que nos conducirá hacia las figuras del ajedrez, extrañas formaciones de rocas que el río a ido labrando a lo largo de millones de años, conforme excavaba el cañón.



No muy lejos podremos avistar la Piedra del palo, otra formidable roca excavada en los primeros tiempos de la acción erosiva que origino tan enorme cajón fluvial.



Conforme descendamos, descubriremos las azules y cristalinas aguas que continúan con su laboriosa labor excavadora . Así llegamos al fondo del cañón, poblado de una exuberante vegetación y fauna, que junto al murmullo del agua, crean una orquesta relajante y armoniosa que nos llevaran a querer conocer mas esta maravilla geológica.


Conforme avanzamos en nuestros pasos, el cañón comenzara a abrirse y los abrigos, extrañas formaciones que forman parte de este paisaje nos dejaran volar la imaginación...¡cualquiera diría que tras estos riscos no se esconde quizás algún ser antediluviano dispuesto a perseguirnos por estos lugares casi sacados de película!


Si la ruta se realiza en verano, cruzar las frescas aguas del río se convertirá en una delicia, hasta que poco a poco nos topemos con la cola del Quiebrajano que dependiendo del nivel del pantano invadirán el lugar en mayor o menor extensión...


Una ruta corta, pero muy intensa donde podremos descubrir lugares desconocidos y inimaginables para la mayoría de paisanos y extraños que aun no saben todo lo que esconde este Paraíso Interior...


Hasta aquí la ruta...pero La Sierra Sur de Jaén aun tiene grandes sorpresas por mostrar.


sábado, 20 de octubre de 2012

El Oratorio rupestre de Valdecanales: Un lugar de sensaciones

No es la primera ni la última vez que digo que nuestra provincia es especial. Desde hace milenios, los humanos habitamos estas tierras dejando una huella imborrable en infinidad de pueblos y lugares donde quedan grabadas distintas creencias y ritos; sitios donde existió en la antigüedad, un hombre que convivía con la madre naturaleza en una simbiosis casi perfecta que le permitía fomentar un casi sexto sentido con el que podía "percibir" ciertas energías especiales.


Allí donde los jiennenses primitivos sintieron, estos lugares, al parecer, se construyeron las primeras ermitas, donde se adoraban a los dioses y deidades que con el paso de los siglos fueron evolucionando...

Uno de esos lugares casi magícos es el Hipogeo de Valdecanales, un oratorio rupestre único en el sur de España, que se estima fue construido entre los siglos VI - VII d. C y donde aún hoy al visitarlo, nos acoge una extraña sensación.

Os invito a conocerlo para que lo comprobéis vosotros mismos.


Llegar hasta este lugar no es fácil. Se encuentra en el término municipal de Rus, cerca de la pedanía de El Mármol, aunque para llegar hasta él debemos coger una carretera que parte desde el cercano municipio de Canena hacia Úbeda.

Oratorio de Giribaile desde la carretera
La carretera, apenas transitada y en algunos tramos de firme irregular, nos acerca a la orilla del Pantano del Giribaile.


Una vez recorridos unos 10 kilometros, la carretera se aparta de la orilla del pantano para volver al predominante olivar en el que entrando en una recta, a mitad de la misma, aparece una entrada de olivar donde dejar el coche (lamento no ser más descriptivo, pero no existe ningún tipo de señalización orientativa).



Tendremos que recorrer algunos metros hasta encontrarnos un talud, donde llama la atención las extrañas rocas del entorno casi lunar y la gran cantidad de arena roja batida. Bajo este, encontraremos el espectacular Oratorio.


 

Nos topamos con un talud de piedra roja arenisca en el que se encuentra excavado una especie de porche con arcadas de 10 arcos ciegos tallados de unos 3 metros de alto cada uno.


A pesar de que la roca se encuentra muy desgastada, algunos de estos arcos aún conservan una especie de decoración con forma de palma, típica del arte visigodo.


Entre los arcos, se abren huecos que dan luz y dejan entrar el aire al interior.

 


Al adentrarnos en este monumento sagrado, nos encontramos una estancia subterránea rectangular dividida en 3 naves con arcos que forman las estancias donde estarían el baptisterio, refectorio y la capilla.


En el fondo de las mismas,  hay excavadas dos pequeñas cámaras circulares. 

 

El techo se encuentra lleno de hollín de siglos de hogueras y casi todo el lugar está muy deteriorado, por el efecto del tiempo, la dejadez y el vandalismo.

 

Regresando al exterior, comprobamos también cómo una antigua puerta fue sustituida por pared de mampostería y en algunas ventanas se colocaron rejas muy posteriores a la época de ocupación.

 

Cerca del oratorio, existen otras pequeñas cuevas talladas en la roca.


Una, vecina del oratorio mismo y otra más alejada, junto al manantial que sació la sed de los habitantes del lugar.


Aunque no se aprecia a la vista, muy probablemente en los alrededores del oratorio se encuentre la necrópolis donde descansen los monjes que aquí vivían que con toda seguridad, lo harían relacionados con sus vecinos más próximos del oratorio del Giribaile, cuyas cuevas aún cautivan a quien las visita.


Al recorrer este lugar nos hace plantearnos cómo sería la vida en este mismo sitio hace 14 siglos, imaginar cómo fue la vida en este recinto sagrado, donde los huecos de las paredes seguramente se encontrarían llenos de velas, imágenes y reliquias, exvotos, junto a otros objetos de culto.

 

Pero nos llamará sin duda la atención como digo, las extrañas sensaciones que nos acogerán...la paz que aquí se respira...la sensación quizás de sentirnos observados, quién sabe si por las almas de aquellas personas que construyeron tan impresionante lugar...

Escalera labrada en la roca
 Poco queda de las mismas en la actualidad y el misterioso oratorio sigue sufriendo día tras día las inclemencias del tiempo y de los vándalos que siguen sin entender, que este es un tesoro único y que si lo perdemos, jamás recuperaremos este lugar histórico tan dejado y desconocido por tantos.

 

Una visita obligada para conocer Jaén, sus milenarias gentes y descubrir este maravilloso legado en serío riesgo de desaparición, catalogado en la Lista Roja del Patrimonio.

                                                 Vistas orientativas desde el Oratorio

lunes, 8 de octubre de 2012

De ruta por el Corazon de Sierra Morena

                                             ¿Vas andando? ¿Este año también vas andando?


La llegada de octubre a Martos trae anualmente estas preguntas, simples comentarios confusos para quien no sabe de que se trata, que guardan un deseo, un anhelo, unas buenas dosis de regresar a la Sierra Morena iliturgitana a pasar un día de campo, de peregrinación que es mucho mas que eso, es una jornada de convivencia, con nuestros vecinos, amigos que encontramos en un entorno natural único que hace que año tras año sean mas los romeros y senderistas que se unan a este autentico acontecimiento social de nuestro pueblo.

Con la próxima realización de una nueva ruta peregrinación Andujar - Santuario de la Virgen de la Cabeza os voy a enseñar esta hermosa ruta senderista para aquellos que aun no la conozcan, que los animara sin duda a unirse a este, cada vez mas numeroso grupo de marteños.

La ruta tiene su inicio en el antiguo cementerio de Andujar .En las calles próximas a este nos encontramos con "El cuadro", una imagen de la Morenita que suele ser el punto de partida de todos los romeros tras rezar la salve.


 Pronto vamos dejando atrás el casco urbano para ir encontrando una serie de paisajes que cambian constantemente, pasando de las tierras de cultivo a cortijadas, olivares, terrenos baldíos, granjas, arroyos...


Sin darnos cuenta llegaremos a las zonas adehesadas que dan comienzo al paisaje de la Sierra


 allí sera muy fácil encontrarnos con toros bravos pastando tranquilamente que nos brindaran una preciosa imagen que nos animara a seguir nuestro camino.


 Poco a poco iremos cogiendo altura y podremos disfrutar de unas maravillosas vistas de Andujar y de toda la campiña que lo rodea.


Nos iremos internando primero en el soto bosque para ir alternando de tanto en cuando con el bosque mediterráneo de encinas y el bosque de pinos naturalizados .


Las vistas, panorámicas, los encuentros con algún animal del bosque se suceden hasta llegar al enclave de San Ginés, un área recreativa donde se encuentra un antiguo refugio de pastores transformado en ermita.


Desde San Ginés podremos relajarnos con el terreno que en este punto empieza a descender, donde en años lluviosos surgen multitud de arroyuelos y cascadillas que nos acompañaran mientras nos vamos adentrando mas y mas en el Parque Natural de las Sierras de Andujar. En esta época nuestro camino marchara acompasado por la banda sonora que nos traen los ciervos en plena Berrea, una curiosidad mas en el camino en el que muy posiblemente se nos crucen jabalíes, zorros y un largo etc.


Los monumentos también nos irán saliendo al paso y nos brindaran buenos escenarios para una fotografía mientras que perdemos altura a marchas forzadas para encontrarnos con el Jandula.


 El puente que lo cruza y la dehesa que lo rodea nos darán las fuerzas necesarias para superar los últimos kilómetros



de "escalada" de la llamada Cuesta del reventón


 donde a cada parada para recuperar el aliento nos sorprenderá las impresionantes panorámicas de esta sierra muy querida por los marteños y por todas las gentes de Jaén, en cuya cima siempre esta vigilante La Virgen de la CabezaLa MorenitaLa Reina de Sierra Morena esperando una vez mas la visita de Marteños, que desde hace siglos muestran su amor por tan bella imagen...

Ya no queda nada...animo a todo el mundo a hacer esta ruta que les cautivara .