jueves, 18 de enero de 2018

El Por qué de las cosas: La Gripe ¿Española?

Saludos amigas y amigos.

Hoy en este apartado de lo curioso, os voy a hablar de una enfermad que posiblemente sea una de las peores a las que se ha enfrentado la humanidad en los últimos siglos...y que ha pasado a la historia por el estupido sobrenombre de Gripe Española.


Como si de una venganza colectiva se tratara hacia nuestro país, por haber dominado medio mundo, hemos visto como de modo recurrente, siempre que se pueda se intenta apuntar a España como la culpable de las grandes desgracias del mundo.

Hace unos años, fueron los pepinos andaluces los que supuestamente eran portadores de una cepa viral horrible que finalmente no fue tal...pero que hizo un grave daño a nuestra agricultura.

Anteriormente se señalaba a España y después a los países del sur de Europa, como la culpable de la crisis del Euro y de la recesión mundial, como si la crisis se produjera en cualquier árbol.

Anteriormente, fue el aceite de oliva y así tenemos una larga lista de ataques a nuestro país que posiblemente nos lleve hasta el final de la reconquista, en el que llegamos a la "Leyenda Negra" que habla sobre el supuesto genocidio llevado a cabo por los españoles cuando llegaron a América o sobre los abusos del Tribunal de la Inquisición Español, que según algunos fue muy atroz y siniestro, olvidándose de que la Inquisición estuvo en toda Europa y en la mayoría fue tan o más siniestra que en España.

Así llegamos al inicio del siglo XX, cuando comenzó la que en teoría, sería la última guerra de la historia, la que acabaría con todas las guerras: La Gran Guerra o I Guerra Mundial, en la que un juego de alianzas llevo a enfrentarse a Francia, Italia, Inglaterra, Rusia, Serbia, EE.UU entre otros contra el Imperio Alemán, Imperio Austrohungaro y el Imperio Otomano, enzarzando finalmente al mundo entero en una guerra mundial.

Los últimos adelantos tecnológicos de la época, como la aviación, los tanques (que en aquella guerra estaban en pañales) junto a los vehículos a motor y los barcos de vapor, posibilitaron la movilización de cientos de miles de soldados en un tiempo récord, haciendo aquella guerra más grande y horrible que cualquier otra hasta la fecha, generando así un caldo de cultivo que al poco produjo el desastre.


Y el desastre comenzó en el corazón continental de los Estados Unidos de América. En el otoño de 1917 la gripe comenzó a hacer estragos en los cuarteles del ejército estadounidense. Durante el año siguiente, aquella cepa infecciosa, sufrió una mutación que la convirtió en un agente infeccioso mortal que comenzó a extenderse rápidamente y que llegó a Europa desde Francia, en los puertos por los que llegaban miles de soldados para la guerra.


La guerra, que debilitó tanto a la población como a los ejércitos enfrentados, concentrados en kilometros de frentes de trincheras plagados de muertos, sirvió para la expansión de una enfermedad que se convirtió en pandemia y se extendió por el mundo.

Entre 1918-1920, el 6% de la población mundial falleció, por este brote mortal de gripe, o lo que es lo mismo, entre 80 y 100 millones de muertos.


¿Donde entra nuestro país en esta historia, para que bautizaran esta epidemia como "española"?


La explicación es simple: durante la I Guerra Mundial, nuestro país fue un país neutral, lo que hacía entre otras cosas, que el comercio patrio se beneficiará de la guerra exportando enormemente al tiempo que las libertades en nuestro país no se vieran restringidas por la censura de guerra como si ocurría en todo el mundo enrolado en la guerra.


Por tanto, mientras que en todo el mundo se censuraba y ocultaba como cientos de miles de personas fallecían por una brutal enfermedad que no se sabía si existía en el lado enemigo...en nuestro país, no existían motivos para tal ocultación informativa...lo que hizo que en nuestro país se informara abiertamente de una enfermedad que llegó a matar al 1% de los españoles/as y que puso el foco mundial en nuestro país, como el causante o el origen de una gran mal que asoló al mundo y del que nuestro país, tan solo fue una víctima más.


Pero una vez más y como siempre, le tocó a nuestro país, quedar como el apestado del mundo que extendió la muerte por los confines de la tierra, olvidándose al final y como siempre, de contar la realidad REAL al mundo, que pasada la guerra y la enfermedad, no quiso ni acordarse de aquel país, que tanto había sufrido, sin ni tal si quiera merecerlo.

domingo, 14 de enero de 2018

El Castillo Nuevo de Bedmar, Vigía de la Sierra Mágina.

Saludos, amigas y amigos.

Ahora que toca iniciar este 2018, quiero acercaros a conocer un hermoso lugar, destacado en esta tierra de castillos y batallas.


Una vez más dirigimos nuestros pasos hacia esa sierra que se encuentra en el corazón de la provincia y donde se cuenta la mayor altitud de la misma, como es Sierra Mágina.

Hoy nos quedamos a conocer un poco de la historia de Bedmar y de sus castillos, que hace poco fueron noticia y a los que tengo particular cariño.
Y lo tengo, porque fue en Bedmar y en su idílico entorno de Cuadros donde realicé una de las primeras escapadas de mi vida y fue frente a la Serrezuela, donde trabajé por primera vez en la aceituna.


Con estos precedentes, me interesé por la extensa historia de este lugar.

Aunque en este municipio se encuentra el único de los yacimientos del Paleolítico medio de Andalucía, lo que nos habla de la temprana ocupación de este lugar; el origen del pueblo se señala en el siglo IX, en el que la población se ubicó en al-Matmar o “la cueva”, a veinte metros de altura y adosada a la roca, donde los muladíes Banu Hábil se levantaron contra el Emirato de Córdoba hasta que fueron derrotados por Abderramán III.


Aquella cueva origen de todo, estuvo protegida por un parapeto y contó con un aljibe. Poco a poco, fue defendida por lienzos de muralla y utilizada como almacén y refugio defensivo. En torno a la misma, comenzó a surgir el llamado Castillo Viejo de Bedmar, cerca del pueblo, adaptándose al terreno empinado como una prolongación de la Serrezuela. En su interior, se construyó un aljibe y sus murallas se alzaron con tapial de calicanto, reforzado con mampostería y un torreón, que sufrió múltiples avatares durante la Reconquista.


Y es que, aunque en 1227 Fernando III conquistó Bedmar, los musulmanes no tardaron en volver a tomarlo. En 1231, fue otra vez tomado por don Martín Sánchez de Bedmar, a quien Fernando III le donó la Villa de Bedmar. Sin embargo, en 1303 Mohamed III de Granada volvió a conquistar Bedmar hasta el 1309, cuando después del cerco de Algeciras por Fernando IV, se firmó la paz y los musulmanes devolvieron Quesada, Bedmar y Cuadros volviendo la frontera a su estado anterior.


La Orden de Santiago creó la Encomienda de Bedmar y Albánchez y con la importancia creciente de Bedmar como vigía fronteriza en la guerra contra los nazaríes, comenzaron a reforzar las defensas del pueblo y a construir un nuevo castillo que sustituyera al "viejo" que era insuficiente para la defensa de un bastión tan importante. El Castillo Viejo estaba perdido si se atacaba desde la Serrezuela al estar demasiado pegado a la montaña.



Tal hecho estratégico supuso el abandono del antiguo castillo y la creación del nuevo, como ariete defensivo de Baeza y Úbeda a partir de 1411 por la Orden de Santiago; reforzando su poder. Tras el alzamiento del nuevo fuerte defensivo, varios asaltos árabes fueron rechazados (1417, 1420, 1431).


El Castillo Nuevo construido sobre un cerro roquero que gobierna todo el pueblo, se encuentra cerca de la Serrezuela y del Castillo Viejo, con la diferencia de que estaba más separado de la gran montaña serrana.



La Orden de Santiago mantuvo el control de Bedmar hasta 1563 cuando fue vendida a don Alonso de la Cueva, a quien Felipe III otorgó el título de marquesado, y así con el paso de los siglos, esta fortaleza ha ido pasando de mano en mano, viendo cómo sus murallas y estancias se iban arruinando y derrumbando.





Fue declarado Monumento Histórico en 1985 y en la actualidad, este castillo se encuentra en estado de ruina e incluido en la Lista Roja del Patrimonio Español en Peligro. Su cercanía con las casas ha generado muchas veces problemas al derrumbarse parte de sus murallas. Aún así, las murallas exteriores conservan importantes paños de murallas, que protegen el primer recinto por el que se accede por un lateral, a espaldas del pueblo.


Este primer recinto, de ser excavado algún día, sin duda, depararía importantes sorpresas que arrojarían mucha luz sobre la vida en este castillo y su dilatada historia.


El segundo recinto, también en ruinas, aún guarda parte de la imagen y la forma que antaño pudo tener, conservando la forma de su robusta portada y los restos de su fachada.

 

En el interior, aún se adivinan antiguas estancias, saeteras y antiguos espacios que hoy se encuentran arruinados y parcialmente llenos de escombros.




Aún así, desde las murallas de este viejo castillo, se pueden admirar unas vistas impresionantes de todo Bedmar, de la Iglesia que se alza a los pies del castillo y de toda la serranía que rodea al mismo y que durante siglos fue defendida por este gigante de roca.




Un gigante con pies de barro como se suele decir, que todos los amantes de la historia y de los castillos de Jaén esperamos que tras la reciente compra por parte del ayuntamiento de Bedmar de su titularidad, reciba la atención y los merecidos cuidados que merece y necesita desde hace ya muchísimo tiempo.

domingo, 17 de diciembre de 2017

El Por Qué de las cosas: El Árbol ¿de Navidad?

Saludos amigos y amigas.

Ya en la recta final de este año, vamos a conocer una de las muchas tradiciones que se llevan a cabo en estas fechas navideñas.

 

Si la Navidad tiene una seña de identidad especial o un símbolo, uno de ellos sin duda es el Árbol de Navidad. Pero...¿de donde viene esta tradición de decorar un árbol para las fiestas navideñas?

Esta tradición que todos los años llena comercios, plazas y hogares, que reúne a familias enteras en la decoración de árboles con luces, adornos y guirnaldas, tiene al parecer varias teorías sobre su origen. 
La mayoría de los datos, hablan de que se trata de una tradición antiquísima que ya realizaban los Celtas, que con la llegada del Solsticio de Invierno (que significaba para ellos el final de la vida con la muerte invernal de la vegetación y de la naturaleza) realizaban ofrendas a los dioses del Sol y la Fertilidad en torno a un árbol (que solía ser un Tejo, árbol enormemente longevo) al que adornaban y llamaban "Idrasil" o Arbol del Universo.



En el siglo VIII, un monje de nombre Bonifacio (que fue canonizado años más tarde) fue enviado por el papa Gregorio II a evangelizar Centroeuropa y al llegar a la actual Alemania, encontró con la continuidad de aquella ancestral tradición celta y (como ocurrió con otras muchas tradiciones paganas) la fue reconvirtiendo en una costumbre cristiana, como dedicatoria de recuerdo y admiración de un árbol al Mesías.



Aún así, pasarían más de mil años para que el árbol de Navidad que hoy conocemos se popularizara en todo el mundo, y fue gracias a la Reina Victoria de Inglaterra, que al casarse con el príncipe alemán Alberto de Sajonia, comenzó a adoptar las costumbres de su marido, que se fueron extendiendo por toda Inglaterra y después por todo el Imperio Británico (hoy Mancomunidad de Naciones) que poco a poco fueron siendo copiadas por distintas casas reales y cancillerías europeas, para extenderse por el mundo como una costumbre que...no, no es muy nuestra y que hunde sus raíces y el pasado más antiguo de la Humanidad.

lunes, 11 de diciembre de 2017

El Refugio Antiaéreo de la Iglesia de Santa Marta, Martos: El Olvido más Absurdo

Saludos amigas y amigos.

Hoy os quiero enseñar un lugar muy especial de mi ciudad, Martos, que llevo mucho, pero que mucho tiempo pensando si escribir sobre el y por fin me he decidido a hacerlo.

Si me seguís por este mi blog, o incluso si habéis venido a alguna de las rutas guiadas que he realizado, ya sabéis como soy. Llevo ya mucho tiempo hablando sobre los refugios antiaéreos y demás vestigios de la guerra civil en Jaén, hablando de las posibilidades turísticas que tienen este lugares, que son aulas de historia y que muchas veces están abandonados.

En varias ocasiones he hablado de mi ciudad, de sus más de 50 refugios antiaéreos esparcidos por su casco histórico, que podrían atraer a muchas personas interesadas en visitarlos y que de hecho, ya se interesan por ellos...aunque no es lo mismo visitar un refugio tapiado u oculto tras una puerta, que entrar en sus entrañas y sentir, poniéndose en la piel de nuestros abuelos, lo que se vivió en estos lugares subterráneos.

Pues bien, la mayoría de estos espacios en Martos tienen un problema...unos están tapiados...otros son privados y están cerrados.

Lo curioso de todo, es que cuando uno se interesa por alguno de los privados, nadie quiere saber de ellos, como si fueran lugares malditos que se quisieran borrar del recuerdo.

Y los tapiados, se encuentran en el olvido, ignorados por todos, sin que nadie después de 70 años, sepa ya muy bien a quién pertenecen siquiera (aunque quien quiere saber, sabe, que unos refugios, construidos por orden del Ayuntamiento, financiados por aportaciones voluntarias del pueblo y realizados por marteños, que fueron tapiados por el mismo Ayuntamiento años más tarde y que desde entonces nadie a reclamado su propiedad...solo pueden tener un dueño) aunque haría falta muy poco para volver a descubrirlos y hacerlos visitables.

Hoy os voy invitar a entrar en uno, de los más grandes y más escondidos de toda la ciudad.

Uno que de tan olvidado y tan prohibido como esta, ha desatado toda una serie de historias y leyendas.

Os invito a conocer el Refugio Antiaéreo de la Real Parroquia de Santa Marta.


Como podéis comprobar, ni tan siquiera he utilizado imágenes propias de este lugar, aunque podría haberlo hecho, pero tal es el grado de oscurantismo que rodea a este lugar, que para ahorrarme problemas he utilizado las pocas que existen, con permiso de su autor.


Entrando ya en materia, podemos acercarnos a este refugio, que en teoría fue construido en 1937, cuando la ciudad de Martos, comenzó a ser atacada por la aviación nacional tras quedar las tropas franquistas estancadas en Porcuna.


Tras estos ataques, la ciudad comenzó a prepararse creando una red de refugios subterráneos, una red de vigilancia Antiaérea y varias sirenas antiaéreas colocadas a lo largo de la ciudad, gracias a la acción de la Defensa Especial Contra Aeronaves.


Puesto que el bando faccioso, se convirtió en adalid y defensor de la fe cristiana (otra cosa es que luego tomarán las enseñanzas de Jesucristo a su manera) en zona republicana, muchas iglesias que habían sido asaltadas en los primeros días revolucionarios de la guerra, fueron utilizadas como escudo protector contra los bombardeos, puesto que existía la teoría de que los franquistas no bombardeaban iglesias (cosa que luego se demostró que no era cierta) y en torno a estos templos, comenzó a construirse refugios y todo tipo de infraestructuras para la guerra.

La aviación nacional
 En el caso que nos ocupa, la Iglesia de Santa Marta, tras ser asaltada en el primer día de la guerra y destruidas las imágenes y expoliado su enorme patrimonio, fue reutilizada como Mercado Municipal. Durante siglos el mercado se había hecho en la Plaza de la Constitución de Martos, de hecho, mucha gente mayor cuando habla de ir a hacer la compra aún dice "voy a la Plaza".

El mercado en la Plaza
 Tras la guerra, el antiguo Convento de las Claras (destruido por la aviación facciosa) pasó a ser el Mercado Municipal.

Convento de las Claras, desaparecido bajo las bombas nacionales
Pero durante la guerra, cuando la aviación comenzó a bombardear y a ametrallar a la población, el mercado en plena calle se convirtió en un riesgo que debía evitarse y puesto que el gran templo de Santa Marta se encontraba vacío, se reutilizó como mercado.

Campanario de Santa Marta, convertido en altavoz antiaereo. A la izquierda, escombros de los bombardeos
El campanario, se utilizó como altavoz antiaéreo, que estaba conectado con vigías de la DECA.


Y la duda surge cuando se plantea si el Refugio antiaéreo del que hoy hablamos...fue construido durante la guerra o ya existía anteriormente con un cometido diferente. No se conocen documentos que hablen sobre su construcción. Puesto que tan cierta podría ser la hipótesis que habla de su origen en la guerra (la más probable) como la hipótesis que habla que podría ser muy anterior y formar parte de algún tipo de pasadizo de origen desconocido, entrando ya en la leyenda, de los pasadizos que conectan al ciudad bajo el subsuelo, que podrían ser romanos como han surgido en varias ciudades andaluzas o medievales y unirían esta iglesia con el Castillo de la Villa.


Con la existencia de la Iglesia como mercado, el campanario como altavoz antiaéreo, y el Refugio, Santa Marta, se convirtió en un pequeño fortín improvisado que salvó cientos de vidas durante la guerra.



 En la actualidad, este refugio cuenta solo con una entrada, en la Capilla de San Juan de Dios, aunque originalmente tendría 6 que saldrían a la misma iglesia y que hoy están tapiadas.

Entrada a la Iglesia, tapiada
Adentrarse en el, significa recorrer varios recodos que harían de escudo en caso de explosión.


Superado este corto y tortuoso pasillo, llegamos a un largo corredor con asientos para pasar los periodos de refugio.

Pasillo con tapia moderna, dirección Calle San Pedro
Hacia un lado, llegamos hacia un pasillo tapiado y rebajado, donde surge una losa antigua que podría pertenecer a algún tipo de estructura de la Iglesia antigua. Este pasillo, que posiblemente se encuentre tras el Altar mayor y Capilla de Nuestro Padre Jesús, acaba, tapiado, en los peldaños de al parecer una vivienda que podría situarse ya en la Calle San Pedro, cosa probable puesto que en esta calle se conoce la existencia de varios túneles excavados en la roca.

Pasillo tapiado ¿seguiría hacia la Calle Adarves?
Por otro lado, el corredor sigue todo el cuerpo de la iglesia y acaba más o menos en el campanario, también tapiado y según las personas mayores, al menos enlazaba con el Convento de las Claras, muy próximo y hoy desaparecido, lo cual también podría ser posible, puesto que en la actualidad, a espaldas del Mercado, existe un huerto de las madres trinitarias, comunicado con el Convento de las Trinitarias por un corredor subterráneo.

Pasadizo de las trinitarias
En el Refugio, podemos encontrar varios estantes para colocar velas en los que aún queda la cera quemada desde hace décadas, al tiempo que existen varios respiraderos.


Respiraderos.
La estancia en si, está convertida en almacén de todo tipo de materiales y necesitaría muy poco para recibir visitantes.


Es una verdadera lastima, que tras el acuerdo entre el Ayuntamiento y el Obispado, para hacer visitable el Campanario (otro lugar prohibido al que algunos llevamos la vida intentando acceder sin éxito) no se contemplara la posibilidad de hacer visitable el Refugio...


Puesto que este lugar, tal como está, con un desalojo de los materiales almacenados, algunos paneles explicativos y poco más, podría atraer a miles de visitantes que pagando su entrada, podrían hacerle mucho bien a esta iglesia, a la historia y al patrimonio de Martos, como ya ocurre en Jaén, Almería y en tantos sitios donde lugares como este...se han convertido en minas de oro que no molestan a nadie y que ayudan y mucho.